Beneficios de sonreír a nivel cardiovascular

Beneficios de sonreír a nivel cardiovascular

Se ha demostrado que sonreír tiene una gran cantidad de beneficios para nuestra salud en general, incluida la salud del corazón. Estas son algunas de las formas en las que sonreír puede mejorar nuestra salud cardiovascular:


  • La sonrisa reduce el estrés

  • El estrés es uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardíacas. Cuando sonreímos, nuestro cuerpo libera neuropéptidos que le indican al cerebro que se desestrese. De este modo, nuestro corazón recibe la relajación que tanto necesita, ya que disminuye la presión arterial y la frecuencia cardíaca.


  • Sonreír aumenta la inmunidad

  • Nuestro cuerpo también libera endorfinas y anticuerpos cuando sonreímos. Estos compuestos orgánicos favorecen la salud del corazón al mejorar el estado de ánimo y contribuir a la lucha contra las infecciones.


  • Sonreír mejora el flujo sanguíneo

  • Además, se ha demostrado que sonreír aumenta el flujo sanguíneo al corazón y al resto del cuerpo. Esto se debe a que sonreír hace que nuestros vasos sanguíneos se ensanchen, lo que mejora la circulación.


  • Sonreír reduce la inflamación

  • Otro importante factor de riesgo de las enfermedades cardíacas es la inflamación crónica. Nuestro cuerpo libera sustancias antiinflamatorias cuando sonreímos, lo que ayuda a reducir esta inflamación.


  • Sonreír aumenta la ingesta de oxígeno

  • Además, la sonrisa aumenta el consumo de oxígeno, necesario para la salud del corazón y otros aspectos de nuestro bienestar general. Nuestros pulmones se agrandan cuando sonreímos, lo que nos permite respirar más oxígeno, que luego llega al corazón.


    Éstas son sólo algunas de las formas en que la sonrisa es buena para el corazón. Por lo tanto, la próxima vez que estés bajo presión o te sientas triste, tómate un momento para sonreír y animar tu corazón.


    ARTICULOS RELACIONADOS

    La inflamación es una parte natural y necesaria del proceso de curación del cuerpo. Cuando nos lesionamos o sufrimos una infección, el sistema inmunológico desencadena una respuesta inflamatoria para reparar el daño y combatir los patógenos invasores.
    El estrés es una parte inevitable de la vida moderna. Ya sea debido a las presiones laborales, las responsabilidades familiares o las preocupaciones financieras, todos experimentamos estrés en algún momento. 
    Su función principal es generar adenosín trifosfato (ATP), la principal fuente de energía utilizada por nuestras células para llevar a cabo una variedad de funciones biológicas, desde la contracción muscular hasta la síntesis de proteínas y la comunicación celular.